Uso seguro de los medicamentos

Los errores asociados con el uso de los medicamentos constituyen un problema de salud pública y pueden ocurrir en cualquier etapa de la atención sanitaria. Se producen como fallos no intencionados durante el proceso de prescripción, almacenamiento, dispensación, preparación o administración de medicamentos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) los errores de medicación son una de las principales causas de lesiones y daños evitables en los sistemas sanitarios en todo el mundo y el coste asociado a los errores de medicación se ha estimado en 42.000 millones de dólares anuales. En España, según los diferentes estudios epidemiológicos realizados, el uso de los medicamentos esta implicado en la mayor parte de los eventos adversos que se producen como consecuencia de la asistencia sanitaria. Así mismo, los incidentes relacionados con la medicación son los que con mayor frecuencia se notifican en los sistemas, con unas prevalencia anual del 20%.

Por todo ello la Estrategia de Seguridad del Paciente del SNS vine promoviendo desde el año 2006, el uso seguro de los medicamentos a través de prácticas seguras recomendadas internacionalmente.

La Estrategia de Seguridad del Paciente del SNS, ha alineado sus recomendaciones sobre el uso seguro de los medicamentos con las efectuadas por la OMS en su último reto, Medicación sin daño, lanzado en marzo de 2017.

La meta de este reto es reducir los daños graves evitables relacionados con la medicación en un 50%, a nivel mundial, en un horizonte temporal de 5 años. Como parte de este reto la OMS ha invitado a los Ministerios de Sanidad de los Estados miembros, Agencias Reguladoras, sociedades científicas, organismos de seguridad de medicamentos, expertos, organizaciones de pacientes, instituciones educativas y profesionales sanitarios de todo el mundo a establecer actuaciones de mejora de la seguridad en tres áreas prioritarias:

Estos son los medicamentos que cuando se utilizan incorrectamente presentan una mayor probabilidad de causar daños graves o incluso mortales a los pacientes, por lo que se recomienda que las instituciones sensibilicen a los profesionales de los riesgos que entraña su uso incorrecto y dirijan hacia ellos el establecimiento de prácticas seguras para evitar los errores en todos los procesos de su utilización.

Proyecto MARC. Elaboración de una lista de medicamentos de alto riesgo para los pacientes crónicos.Informe 2014

Se entiende por polimedicación en términos cualitativos, el hecho de tomar más medicamentos de los clínicamente apropiados, mientras que los criterios cuantitativos establecen un límite en el número de fármacos empleados. El número más extendido parece ser el de 5 medicamentos utilizados de forma crónica, cifra a partir de la cual, hay una relación independiente con el uso inadecuado de los medicamentos.

Referencia: Estrategia para el Abordaje de la Cronicidad en el Sistema Nacional de Salud

La conciliación de la medicación es un proceso estructurado y multidisciplinar, que implica tanto a los profesionales sanitarios (médicos, farmacéuticos y enfermeras) como a los pacientes y sus familiares o cuidadores, para lograr que la información que se transmite sobre la medicación en los puntos de transición o traspaso asistencial sea precisa, completa y segura.

Recomendaciones de Prácticas Seguras en la Conciliación de la Medicación al Alta Hospitalaria en Pacientes Crónicos

El manejo efectivo de los errores de medicación en estas tres líneas de trabajo que no son mutuamente excluyentes, está pensado como aspecto clave para maximizar los beneficios de los pacientes durante la utilización de los medicamentos, mediante acciones previstas en cuatro ámbitos de trabajo:

  • los pacientes y la ciudadanía
  • los medicamentos
  • los profesionales sanitarios
  • las prácticas relacionadas con la medicación.

Los objetivos de la estrategia de seguridad del paciente sobre el uso seguro del medicamento incluyen

  1. Fomentar la prescripción electrónica asistida con sistemas de ayuda a la decisión clínica de probada efectividad.
  2. Fomentar la implantación de prácticas seguras con los medicamentos de alto riesgo.
  3. Promover la conciliación de los medicamentos durante las transiciones asistenciales.
  4. Impulsar el abordaje de iniciativas de mejora de la seguridad del uso de medicamentos, especialmente en pacientes crónicos polimedicados y en pacientes pediátricos.
  5. Promover la formación de los profesionales sanitarios sobre el uso seguro de los medicamentos.
  6. Promover la formación de los pacientes/cuidadores sobre el uso de los medicamentos y su participación activa en los tratamientos.
  7. Promover la notificación de incidentes relacionados con el uso de medicamentos a través de los sistemas de notificación existentes.
  8. Promover la autoevaluación de la seguridad del sistema de utilización de medicamentos en los centros asistenciales.

Consecución de objetivos

Para alcanzar la consecución de estos objetivos se viene trabajando con las Comunidades Autónomas, con Instituto para el Uso Seguro de los Medicamentos (ISMP-España), con la Comisión Europea dentro del programa de Salud Pública (PaSQ Joint Action),y con la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) a través de diferentes líneas de colaboración.

Acciones desarrolladas

Enlaces de interés